8 consejos para mantenerse enfocado en los estudios del día a día

8 consejos para mantenerse enfocado en los estudios del día a día

Si desea aprobar el examen de ingreso, aumentar sus calificaciones, obtener más éxito en su carrera o ganar esa posición tan soñada en un concurso público, se necesita mucho enfoque y disciplina en los estudios. El problema es que seguir una rutina de estudio no siempre es una tarea fácil, ¿no?

Si siente que su aprendizaje no está siendo tan efectivo como podría y enfrenta dificultades para organizarse, puede ser el momento de revisar la forma en que está realizando sus actividades. En el post de hoy daremos 8 consejos para mantenerte enfocado en los estudios, administrar mejor tu tiempo, aumentar la concentración e incluso retener mejor contenido. ¡Seguir!

1. Establece un horario de estudio

Este es sin duda uno de los consejos más importantes a la hora de mantener el foco en los estudios. Esto se debe a que al establecer un horario, puede organizar y visualizar mejor de una manera más clara cómo su rutina lo ayudará a alcanzar sus metas y objetivos.

Para configurar tu propio horario necesitas analizar tu día a día y anotar todas tus actividades, desde las profesionales hasta las personales. A continuación, fusione el contenido a estudiar entre ellos. Un método simple es armar un calendario con lápiz y papel, pero también puede usar un teléfono inteligente o tableta. Con este horario, te volverás mucho más disciplinado.

2. Elige un buen espacio para estudiar

Elegir el espacio de estudio es algo muy personal. Mientras que algunos prefieren ambientes tranquilos y silenciosos, otros prefieren lugares más concurridos y agitados. Pero independientemente de su preferencia, algunas características son comunes en lugares que proporcionan el mayor rendimiento posible.

Busque un lugar luminoso y espacioso con una mesa lo suficientemente grande como para deshacerse de sus materiales, y libre de grandes distracciones como dispositivos electrónicos e interrumpir a las personas. Idealmente, tiene de dos a tres sitios de estudio, por lo que puede variar si su zona principal no está disponible.

3. Toma descansos

Incluso puede pensar que estudiar durante horas y horas sin tomar ningún descanso es muy beneficioso para su aprendizaje. Pero de hecho, además de ser agotador, esto puede provocar el efecto contrario y evitar que tengas la productividad deseada.

Según su horario, vea cuánto tiempo tiene disponible. Luego tome descansos de 5 a 10 minutos cada 40 minutos de concentración. Después de cuatro descansos, puede tener un intervalo más largo, de 15 a 20 minutos.

Esto asegura una mejor fijación de lo que se está estudiando. Vale la pena recordar que estas pausas deben hacerse con precaución, así que ni siquiera pienses en entrar en tus redes sociales para no arriesgarte a perder la noción del tiempo.

4. Tener una dieta saludable

Puede parecer trivial, pero seguir una dieta equilibrada puede generar ganancias en tu aprendizaje. Además de aportar nutrientes importantes y, en consecuencia, una mayor disposición a los estudios rutinarios, algunos alimentos aportan un extra de fuerza en la memorización.

Trate de evitar los alimentos calóricos con altos niveles de azúcares, grandes cantidades de grasa, pobres en nutrientes y alimentos procesados. E incluye más frutas, verduras, pescado, productos lácteos y carnes magras. Los arándanos, las espinacas, el aguacate, las semillas de lino, la remolacha y el brócoli son grandes ejemplos de alimentos que darán un «up» en tu cerebro, ¡vale la pena dar un impulso a tu cerebro!

5. Cambia la forma en que estudias

Digamos que has leído 15 páginas de una historia y continuarás los estudios, lo último que debes hacer es leer otras 15. Esto además de cansar puede hacer que no absorbas el contenido. En su lugar, cambia la forma en que estudias.

Haga ejercicios sobre los temas estudiados, cree tarjetas de memorización, practique la lectura dinámica, escriba un breve resumen para revisar más tarde, ensamble tablas para guardar esas fórmulas o elementos importantes, o escuche algunas grabaciones del contenido. De esa manera, no solo tendrás un estudio más dinámico, sino también mucho más rentable.

6. Duerme lo suficiente

Los beneficios de una noche somnolienta son innumerables. El sueño permite que su cuerpo funcione correctamente, ayuda a corregir la nueva información obtenida y garantiza la energía completa para las tareas del día siguiente. Por lo tanto, dormir lo suficiente es obligatorio cuando desea concentrarse más en sus estudios.

La mayoría de las personas necesitan de 7 a 9 horas de sueño por noche. Esto es clave para que no tengas grandes problemas en los que concentrarte. Trate de evaluar su sueño y establecer cuánto tiempo de descanso necesita. Después simplemente ajuste su rutina para llegar a ese período, ya sea acostarse más temprano o despertarse un poco más tarde.

7. Crea un ritual

¿Te has dado cuenta de que cada vez que estableces un método o paso a paso para hacer algo, puedes lograr las cosas con más concentración? Lo mismo ocurre con los estudios. Por lo tanto, crear un ritual antes de sumergirse en los libros es una forma de decirle a su cerebro que ha llegado el momento de estudiar y mantenerse enfocado.

Puedes hacer actitudes sencillas como poner un vaso de agua sobre la mesa, hacer un poco de estiramiento, poner un poco de incienso o esencia en el aire, etc. No importa la elección, pero lo interesante es hacerlo durante unos 60 días seguidos. Así que creas un hábito y te acostumbras a tu cuerpo.

8. Evalúa tu progreso

Finalmente, asegúrese de realizar un seguimiento de sus resultados y evaluar su progreso. Son tu feedback, es decir, un medio para saber si toda la dedicación y el esfuerzo están generando buenos resultados. Entonces, si descubre que las cosas no van según lo planeado, revise el cronograma y busque lo que está haciendo mal.

Puede ser alguna distracción que esté pasando desapercibida, el modo de estudio que estás siguiendo, la falta de prioridad que le estás dando a determinadas asignaturas o incluso alguna situación de salud que no se haya notado.

Mantenerse enfocado en los estudios no es algo que suceda todo el tiempo, se necesita paciencia y persistencia para que descubras tu ritmo y encuentres los métodos que funcionen mejor para ti.

Esperamos que estos consejos te sean de ayuda y te ayuden a alcanzar todos tus objetivos. Si te gusta, ¡asegúrate de comentar cómo te organizas en tus estudios! ¡De esa manera, también puedes motivar a otras personas!


Más mapas mentales...