7 técnicas de estudio que funcionan incluso para aquellos que no tienen el hábito

7 tecnicas de estudio que funcionan incluso para aquellos que

Ya sea que haya decidido tomar el examen de ingreso ahora o si ya se está graduando, estudiar será una constante en su vida en el futuro. Y sabemos lo extenuante que es la rutina de trabajar, cuidar el hogar y la familia y no dejar que sus estudios se retrasen.

Para ayudarte en este viaje, preparamos este post con 7 técnicas de estudio que no son muy comunes, pero que funcionan incluso con aquellos que aún no han adquirido el hábito.

¡Sigue, aplica estas técnicas en tu día a día y descubre que naciste para estudiar!

1. Separar los temas en bloques de estudio

Muy bien, esta primera técnica es bastante común. Sin embargo, ella es tan poderosa, que no hay razón para dejarla fuera de la lista. Su objetivo principal es hacer que su cerebro desarrolle resistencia y dure más tiempo estudiando.

Asumiendo que la monotonía perjudica la atención, variar los temas estudiados hace que tu cerebro recargue el foco con cada cambio.

Solo asegúrate de no intercalar temas muy similares. Estudiar 50 minutos de trigonometría y luego cambiar a funciones no tendrá el mismo efecto que cambiar entre matemáticas y portugués.

2. Estudia a partir de ejercicios

Puede ser con los ejercicios dados por el profesor en el aula, puede ser con preguntas tomadas de internet o incluso declaraciones hechas por usted. Responder preguntas te hará darte cuenta de qué parte del contenido aún no dominas, por lo que puedes revisarlo desde allí.

Además, poner a prueba tus conocimientos hace que la mente haga las conexiones necesarias para llegar a la respuesta, lo que ayuda a mantener viva la memoria del sujeto.

Sin embargo, no sirve de nada hacer ejercicios sobre lo que aún no sabes. Así que las primeras lecturas y relecturas son clave, y de eso es de lo que vamos a hablar a continuación. ¡Seguir!

3. Elabora mapas mentales

Los mapas mentales son una forma muy lúdica de estimular el cerebro. Para aquellos que tienen memoria fotográfica, son ideales, ya que posicionan el contenido espacialmente en la página, trayendo información adicional como colores e ilustraciones. Pero incluso si su memoria no funciona de esa manera, esta técnica puede ser muy útil.

El secreto está en el proceso de deconstrucción del contenido. Antes de crear las entradas del mapa, debe decidir qué palabras resumen y representan el concepto que acaba de estudiar. Es decir, necesariamente procesarás la información en tu mente, lo que ayuda no solo a memorizar, sino también a identificar partes que no han sido bien entendidas.

Continúe creando el mapa a medida que se lee el contenido. Luego agregue notas e intente interconectar temas ya estudiados con la información que seleccionó.

4. Graba tu propia explicación

Podríamos hablar de los beneficios de leer extractos y resúmenes en voz alta. Sin embargo, algunos estudios sugieren que este método no es tan efectivo como se pensaba anteriormente.

Lo que ayuda mucho a entender y memorizar el contenido es enseñárselo a otra persona. ¿Y si esa otra persona fueras tú? Así que la sugerencia es que hagas una grabación (con alguna aplicación móvil) como si estuvieras explicando la historia con tus palabras para que alguien más la escuche.

Organizar el contenido estudiado con tu propio vocabulario ya tiene efectos mucho mayores que la simple lectura, y cuidar que otras personas puedan entender el tema a través de lo que dices estimula la memorización de una manera completamente diferente. Además, aún obtienes un disco para escuchar más tarde en el tráfico, por ejemplo.

Intercambiar explicaciones a través de mensajes de audio

Si tiene colegas que están estudiando las mismas disciplinas, intente crear un grupo para enviar y recibir explicaciones de los conceptos estudiados a través de mensajes de audio. Además de ayudar a los demás y recibir ayuda, puedes estimular el debate ,cuando no estás de acuerdo con alguna explicación, por ejemplo— que es una herramienta increíble para el aprendizaje.

5. Registrar los textos

Realizar el registro de un texto leído tiene un concepto similar al anterior. Sin embargo, estimula diferentes partes del cerebro cuando se relaciona con la escritura. Dé preferencia a los registros hechos a mano, ya que escribir en la computadora no tiene el mismo impacto en la memoria.

Hacer este registro puede ser laborioso, pero el esfuerzo se ve recompensado con la comprensión profunda del texto. Para ello, sigue el paso a paso que hemos preparado para ti:

  • comenzar escribiendo el título y el nombre del autor o autora;
  • luego haga un resumen del contenido, en sus propias palabras;
  • después de eso, seleccione extractos importantes del texto y cópielos en la hoja (aquí, deberá seleccionar bien los momentos clave del texto para no perder el tiempo, y esto lo ayudará a comprender el contenido aún mejor);
  • finalmente, debajo de cada fragmento copiado, explique con sus propias palabras por qué lo seleccionó y qué aprendió de él.

Utilice este listado siempre que tenga que reanudar el texto o el contenido en cuestión.

6. Estudia en grupos

Tener un grupo de estudio puede ser más beneficioso para algunas personas que para otras. Necesita averiguar cuál es su caso, y solo podrá experimentar.

Cuando te reúnes para estudiar un tema en particular, naturalmente surgirás con dudas que ni siquiera pensabas que tenías. También puede ampliar sus conocimientos tratando de dilucidar algunos puntos para sus colegas.

Sin mencionar que la interacción social hace que la práctica sea más ligera, eliminando parte de la presión del estudio solitario, lo que puede traer grandes beneficios.

7. Evita las técnicas de estudio que no funcionan

Este consejo es clave: una vez que te hayas dado cuenta de que alguno de estos métodos no funciona para ti, no lo pienses más y elimínalo. Cada persona tiene su propia forma de aprender, y depende de ti descubrir la suya propia.

Sin embargo, hay algunas rutinas bastante comunes que la mayoría de los estudiantes pierden el tiempo haciendo y que no tienen un efecto real. Hemos configurado dos de ellos para que puedas eliminarlos de tu vida:

Subrayado sin criterio

Es hermoso ver un texto todo resaltado y coloreado. Nos da la sensación de haber investigado a fondo, ¿no? Pero es sólo una sensación.

Subrayar para tratar de destacar algún pasaje con la esperanza de que el cerebro lo memorice sólo porque está en un color diferente es tan inútil como no subrayar nada.

Antes de pasar el resaltador, pregúntate por qué estás resaltando el pasaje y escríbelo. Acostúmbrate a hacer pequeñas anotaciones junto al subrayado, explicándote a ti mismo la verdadera importancia de ese pasaje.

De este modo, aprenderá a priorizar la información dentro del texto y a seleccionar lo que es importante y lo que es complementario.

Releer el texto

La relectura es importante, pero simplemente releer es inútil. Debe volver al texto solo después de haberlo trabajado a través de algunos de los consejos que presentamos en esta publicación. Esto conducirá a una relectura adicional y más crítica.

Saber estudiar es el mayor diferencial del buen alumno. Si te han gustado las técnicas de estudio que hemos preparado y crees que serán realmente rentables, ¡comparte este post en tus redes sociales y ayuda a más personas a adquirir el hábito de aprender!


Más mapas mentales...